← Volver

Preguntas

¿Cuánto tiempo suele durar el tratamiento?

Siempre buscamos la mayor brevedad en el tratamiento utilizando las técnicas de mayor eficacia. Depende de muchos factores como las características del caso, la gravedad, el tiempo de evolución y la respuesta al tratamiento.

      Somos conscientes de que realizar una psicoterapia requiere asumir un gran esfuerzo personal y económico, pero creemos que no hay mejor inversión que la que mejora nuestro bienestar.

      La duración de los tratamientos está ajustada a las necesidades individuales. Puede ser de unas pocas sesiones o prolongarse en el tiempo. Intentamos obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible. Hay estudios que demuestran que el 50% de los pacientes en psicoterapia pueden mejorar en ocho sesiones y que el 75% precisan de 6 meses.

¿Qué significa un abordaje completo e integrativo?

La salud mental es un fenómeno complejo donde se precisa un abordaje completo. Es importante la realización de un diagnostico acertado que descarte incluso otras patologías somáticas que puedan producir síntomas similares. Para ello en ocasiones se requiere la realización de exploraciones complementarias como una analítica. En algunos casos basta con un conjunto de técnicas psicoterapéuticas pero hay ocasiones  en los que es preciso, además, utilizar medicación para conseguir mayor efectividad, mejorando el pronóstico.

¿Cual es la duración y frecuencia de las consultas?

La duración de las consultas normalmente es de 50 minutos aunque en ocasiones, como en el caso de terapia de familia, se requiere más tiempo.

            En el caso de realizar una psicoterapia recomendamos, al comienzo del tratamiento, realizar una consulta con una frecuencia semanal o quincenal y posteriormente, tras la mejoría de la persona, espaciar las citas en el tiempo hasta el alta definitiva. Si sólo se necesita tratamiento farmacológico suele bastar con una revisión mensual inicialmente, pudiendo espaciar las citas en el caso de precisar un seguimiento.

¿Cómo puedo aprovechar al máximo la psicoterapia?

El paciente es el protagonista del proceso. Es importante su motivación e implicación para avanzar en el proceso. Necesitamos de su contribución para establecer los objetivos del tratamiento. Lo que el paciente hace entre sesiones (como tareas o ejercicios para aplicar en su vida cotidiana) tiene su impacto sobre los resultados del tratamiento. Además necesitamos su contribución para devolver un feedbak al terapeuta que le guíe sobre la marcha de la terapia.   

 

¿Pueden ser útiles los medicamentos?

Sí, en algunas situaciones se necesitan para facilitar que la persona pueda participar plenamente en la psicoterapia o para potenciar el tratamiento y hacerlo más afectivo.

 

¿Qué ocurre después de terminar el tratamiento de psicoterapia?

Igual que con otros procesos sanitarios puede resultar necesario realizar controles posteriores. En algunos casos es conveniente reunirse tras varias semanas para confirmar la buena evolución. En otros, ante la aparición de nuevos problemas, es preciso realizar algunas sesiones complementarias para realizar ciertos ajustes.

 

¿Debo preocuparme por el respeto a la confidencialidad?

En esta profesión consideramos extremadamente vital el respeto a la privacidad como indica el código de ética profesional.

      Para que el tratamiento de psicoterapia sea lo más afectivo posible, usted debe ser honesto y franco sobre sus pensamientos y comportamientos más íntimos.

 

¿Es realmente efectiva la psicoterapia?

Miles de estudios revelan que la psicoterapia ayuda a las personas a realizar cambios positivos en sus vidas. Estos estudios revelan que el 75% de las personas que realizan un tratamiento de psicoterapia reciben un beneficio de esta. Otros estudios demuestran que el 80% de las personas que participan en una psicoterapia está al final del tratamiento mucho mejor que las que no han recibido tratamiento.

 

¿Y si el tratamiento parece no funcionar?

La mayoría de los pacientes comienza a sentirse mejor entre las 6-12 sesiones. Tenga en cuenta que, en la medida que progresa la terapia, usted pudiera sentirse más enojado, abrumado o confundido que al inicio del proceso. Eso no significa que el tratamiento no esté funcionando. Por el contrario, puede ser una señal de crecimiento, de que desde la terapia le estamos obligando a confrontar verdades difíciles o a acometer la ardua tarea de hacer cambios. Tenga en cuenta que las situaciones pudieran parecerle que empeoran antes de mejorar definitivamente. 

 

¿Cómo plantearse la primera cita?

Posiblemente la idea de ponerse en contacto con un terapeuta le cause ansiedad. Eso es muy comprensible y frecuente. Sin embargo tener el valor de vencer esas preocupaciones y hacer la llamada es el primer paso en el proceso de tomar las riendas de su vida para sentirse mejor. El sólo hecho de planificar y realizar la llamada le puede proporcionar alivio y encaminarle por sendas más positivas.

      Vaya con la mente abierta y con honestidad para aprovechar esta oportunidad de conocerse a sí mismo.

      Al final de unas cuantas sesiones, usted tendrá una nueva perspectiva de su problema, un plan de acción y una nueva sensación de esperanza.